Menu Button

Aproveche su viaje de negocios para descubrir la Ruta de la Seda

China es un destino extraordinariamente popular para viajes de negocios, y no solo desde la puesta en marcha del proyecto de la Nueva Ruta de la Seda. Incluso si no dispone de mucho tiempo libre antes, entre o después de sus reuniones, hay mucha cultura y tradición por descubrir en China. Merece la pena hacer un paréntesis para explorar el país. Cualquier ocasión es perfecta para descubrir algo nuevo. Hoy queremos presentarle las provincias de Shaanxi, Guangxi y Zhejiang.

 

Shaanxi: la cuna de la cultura china

La provincia de Shaanxi ha sido, en el pasado, capital de varias dinastías importantes. Xi’an, la capital actual de la provincia, fue una de las ciudades más estratégicas en la antigua Ruta de la Seda, y continúa siéndolo en la nueva versión de esta ruta. Para visitar la región, recomendamos que aterrice en Xi’an y aproveche la ocasión para admirar los famosos guerreros de terracota. Se encuentran en el interior del Mausoleo del Emperador Qin Shi Huang, y forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Podríamos afirmar, que todo se concentra en torno a Xi’an, un destino para viajeros de negocios de todo el planeta. La ciudad fue la capital de once dinastías, y se convirtió en un eje de rutas comerciales entre China, el resto de Asia y Europa. No fue ninguna coincidencia que Shaanxi invirtiera 90 millones de $ en el proyecto de la Nueva Ruta de la Seda durante el primer semestre de 2018. La región de Shaanxi es muy extensa y diversificada: prácticamente vacía en el norte, llana en el centro y montañosa en el sur. Las antiguas dinastías Shang, Zhou y, posteriormente, la dinastía Qin, emergieron de esta región. Shaanxi se encuentra en el centro de la meseta de Loess, que desempeñó un importante papel en la historia del Imperio chino. El loess, que da nombre a la meseta, es un sedimento a menudo arcilloso, de un característico color amarillo, muy apropiado para el cultivo de trigo y mijo, y del que se deriva tanto el color como el nombre del río Amarillo que cruza la meseta. La extracción de carbón, petróleo, gas natural y metales no ferrosos es el motor de la economía regional.

 

Guangxi: un viaje a otro mundo

Guangxi es una región autónoma en el sur de la República Popular China. No es un destino clásico para viajes de negocios. Situada en la frontera vietnamita, la región es conocida por sus arrozales, extrañas formaciones rocosas y cuevas de estalactitas. Longsheng también se encuentra en ella. Mucha gente considera los bancales de arroz en forma de terrazas uno de los paisajes más bellos del planeta. Guangxi es una región fascinante, con naturaleza virgen, campos de arroz y pequeñas aldeas en las que el tiempo parece haberse detenido. La industria textil y la ingeniería mecánica son los sectores predominantes de su economía, el arroz y el maíz sus principales productos agrícolas. La cultura y la tradición, no obstante, no excluyen la modernidad ni la tecnología: cinco aeropuertos internacionales y magníficos hoteles atraen visitantes a esta región.

 

Zhejiang: la tierra del pescado y el arroz

Al sur de Shanghái se encuentra Zhejiang, una provincia pequeña, aunque particularmente rica. Su economía está basada, históricamente y en la actualidad, en la agricultura, un sector que da empleo a la mayoría de la población y se estructura en pequeñas aldeas rurales. El norte de la provincia es el centro de la actividad agrícola. Allí se encuentra también la principal región productora de seda de China. La zona en torno a Zhoushan, por su parte, es la mayor zona de pesca del país. Llama la atención que la renta media per cápita de la población rural sea, desde hace 22 años, la más alta de China.

 

Con su programa de desarrollo particular, la provincia promueve sobre todo los pequeños negocios, e invierte en infraestructuras y en la producción masiva de productos de bajo coste tanto para consumo doméstico como para exportación. Zhejiang se ha convertido, así, en una de las provincias más ricas de China. Los economistas, sin embargo, dudan de la sostenibilidad de este modelo.

 

Así que, si tiene previsto viajar a China por negocios, resérvese algún tiempo al margen de sus reuniones para visitar fascinantes lugares y conocer la cultura y las tradiciones locales. Realmente merece la pena. Las aerolíneas de Lufthansa Group le llevan a numerosos destinos en China. Con PartnerPlusBenefit podrá aprovechar las ofertas que le ofrece este programa de incentivo y fidelización en sus vuelos para llenar su cuenta de puntos.

Publicado: