Menu Button

6 consejos a la hora de preparar la maleta perfecta para su viaje de negocios

Preparar su equipaje para un viaje de negocios es todo un arte. A menudo, de hecho, elegir qué llevar les resulta difícil incluso a los viajeros habituales. En ocasiones y para ganar tiempo, deciden sacar todo del armario y colocarlo dentro de la maleta, con la esperanza de ser capaces de emparejar las distintas prendas una vez en destino.

Realmente, para no perder tiempo creando combinaciones cuando ya tiene distintos compromisos en su agenda, resulta recomendable llevar a cabo todos los preparativos posibles por anticipado. En el siguiente artículo le indicamos cómo.

Viaje de negocios: cómo decidir qué llevar

Si solo suele realizar viajes cortos, optará casi siempre por llevar únicamente equipaje de mano. Dependiendo de la aerolínea, éste consistirá en una pieza con unas dimensiones de 55 x 40 x 23 cm y un peso de 8/10 kg como máximo, además de un bolso bandolera o un maletín.

En viajes de mayor duración, en cambio, muchos viajeros de negocios aprovecharán la posibilidad de viajar con equipaje consignado, aunque puede ocurrir que el espacio parezca demasiado escaso para llevar todo lo necesario para afrontar las diversas situaciones y cualquier cambio en las condiciones meteorológicas.

¿Es realmente posible meter en la maleta todo lo que necesitamos? La respuesta es sí, por supuesto. Solo tiene que dedicarle unos minutos más a planificar todo lo que necesita mientras prepara su equipaje.

Aquí le ofrecemos algunos consejos que conviene que tenga en cuenta a la hora de iniciar los preparativos de su viaje de negocios.

  1. Consultar el tiempo

El primer paso a la hora de hacer su equipaje es consultar la previsión del tiempo. Puede parecer algo trivial, pero le permitirá averiguar si necesita llevar, por ejemplo, calzado impermeable o ropa que abrigue un poco más en función de las temperaturas previstas. Es cierto que, si se viste con diversas capas de ropa, muchas prendas pueden llevarse durante todo el año. En días muy fríos, no obstante, es preferible ponerse un jersey de lana que una camisa de lino.

  1. Preferencia por las prendas habituales

Para simplificar la elección, recomendamos que comience introduciendo en la maleta sus prendas preferidas, ésas que utiliza con mayor frecuencia, incluso cuando no está viajando. Tanto si tiene numerosas reuniones de negocios en la agenda como si va a disfrutar de mucho tiempo libre durante el viaje, siempre es preferible ir sobre seguro y llevar las prendas que utiliza habitualmente, para no verse obligado a vestir otras que ya no se corresponden con sus gustos.

  1. Crear combinaciones de antemano

Planificar todas las combinaciones de antemano es la forma más eficaz de optimizar el tiempo. Además de elegir la ropa, siempre resulta preferible decidir qué accesorios combinar, antes incluso de meter todo en la maleta. Colocar las prendas sobre la cama y crear posibles combinaciones es una excelente manera de verificar que todo encaja perfectamente.

  1. Elija prendas que puedan combinarse de varias formas

Especialmente cuando el viaje es largo, resulta impensable llevar ropa diferente para cada día. Una solución práctica puede ser la elección de pantalones y chaquetas sin texturas o patrones particulares, de modo que se puedan "mezclar", creando combinaciones siempre diferentes aún a pesar de disponer únicamente de un número limitado de prendas. Cuanto más similares sean los colores y los estilos, más sencillo será combinar las prendas correctamente.

  1. Uso de cosméticos en formato viaje

Los preparativos en el ámbito de la belleza son quizás los más complicados, especialmente (pero no solo) para las mujeres. Conviene comprar el champú y le gel de baño en formato mini, así como recipientes de tamaño reducido en los que introducir las cremas y otros cosméticos.

De esta forma, ahorrará mucho peso en su maleta que podrá utilizar para otras prendas. Y, en el peor de los casos, siempre podrá comprar el gel en su destino.

Artículos que no debe olvidar: cepillo dental, dentífrico y las medicinas esenciales para incluirlos en un neceser independiente.

  1. Lleve ropa de abrigo a bordo del vuelo

No debemos olvidar que, incluso en verano, es mejor llevar ropa de abrigo en el avión porque el aire acondicionado a menudo puede bajar la temperatura y ocasionar molestias. Resulta especialmente importante llevar un foulard lo suficientemente amplio como para cubrir sus hombros en caso de necesidad. Verificar que la chaqueta y el foulard combinan con las prendas en la maleta le bridará la posibilidad de usarlas también en el destino.

Un último consejo es comprobar la necesidad real de adaptadores en el país de destino. Adquiriéndolos con antelación, ganará tiempo a su llegada.

Siguiendo estos sencillos consejos, ni siquiera tendrá que pensar en cómo vestirse durante el viaje. Incluso el viajero menos experimentado podrá organizar perfectamente su equipaje, haciendo que la experiencia en viajes resulte aún más cómoda y evitando el pago de recargos por exceso de peso. En este sentido, puede ser útil llevar una báscula digital para el equipaje, con el fin de evitar inconvenientes desagradables.

Publicado: