Menu Button

Ocio en viajes de negocios: significado y estímulo de esta tendencia en viajes

El “bleisure”, o la opción de conciliar trabajo y relax en viajes de negocios, es un fenómeno cada vez más extendido y muy apreciado por los empleados. Entre las principales razones que favorecen su difusión figura la ampliación de la jornada laboral: el número de horas dedicadas a los compromisos comerciales, en efecto, aumenta cada vez más, hasta el punto de que, hoy en día, resulta a menudo difícil separar claramente trabajo y ocio. En ocasiones, los empleados tienen dificultades para irse de vacaciones, por lo que aprovechan su viaje de negocios para alargar la estancia y disfrutar de unos días de relax, visitar una ciudad o acudir a una exposición. En este artículo, analizaremos el fenómeno del ocio en viajes de negocios, tratando de entender en qué consiste y por qué puede ser beneficioso tanto para el trabajador como para la empresa.

 

¿Qué significa “bleisure”? El término de bleisure es un neologismo formado por la unión de las palabras ‘business’ (negocios) y ‘leisure’ (ocio), por lo que hace referencia a la combinación de trabajo y tiempo libre. Concretamente sirve para definir la práctica de concederse algunos momentos de relax durante el viaje de negocios.

Link video 

Aunque el hecho de combinar negocios y ocio puede parecer una contradicción, muchas compañías tienen prevista esta práctica, que consideran beneficiosa tanto para el empleado como para la productividad de la propia compañía. El ocio en viajes de negocios, por lo tanto, se está consolidando como una nueva tendencia dentro del sector de los viajes de empresa, definiendo a un nuevo tipo de empleado: el trabajador-consumidor. Se trata de una figura profesional que busca flexibilidad, movilidad y equilibrio entre la dimensión laboral y la privada, cada vez más integradas.

 

Exploremos este fenómeno a continuación. Puede acceder directamente al capítulo que más le interese haciendo clic sobre él en la siguiente lista.

Enlaces directos:

  • Los orígenes del ocio en viajes de negocios
  • “Bleisure” o “bizcation”?
  • Beneficios del “bleisure” para el empleado y para la empresa
  • La importancia de las políticas de viajes

Los orígenes del ocio en viajes de negocios

La popularización de esta práctica es relativamente reciente. Comenzó a extenderse en 2011, y no ha dejado de crecer. Según un estudio realizado por la revista de viajes estadounidense Travel Weekly, este tipo de viajes representó el 11% del total en ese año, incrementándose hasta un 17% en 2016.

Un estudio realizado por Carlson Wagonlit Travel muestra, además, que entre 2011 y 2015 se realizaron 29 millones de vuelos por motivos de trabajo; en 2015 concretamente, de los casi 2 millones de pasajeros que viajaron en los 7 millones de trayectos cubiertos, el 20% (es decir, 1 de cada 5 pasajeros) decidió dedicar tiempo a momentos de placer y relax.

Muchos aprovechan el fin de semana para añadir unas breves vacaciones a un viaje de negocios, al comienzo o al final del mismo. Hoy en día, esta tendencia no parece disminuir y uno se pregunta qué es lo que realmente caracteriza a un viaje de ocio y negocios. Lo veremos seguidamente.

“Bleisure” o “bizcation”?

Hay dos términos mayoritariamente utilizados en el ámbito de los viajes que combinan relax y negocios: bleisure y bizcation. A menudo se usan indistintamente, pero en realidad tienen dos significados ligeramente distintos.

Tal y como ya hemos mencionado, “bleisure” significa combinar un viaje de negocios con un viaje de placer.

Mucho viajeros de negocios deciden alargar su viaje unos días para unirse a su pareja o a familiares, u optan por dedicar un par de horas cada día a practicar deportes, ir al spa, visitar un museo o pasear, sin prolongar necesariamente la duración del viaje.

“Bizcation”, por su parte, es una expresión que deriva de la unión de negocios y vacaciones. Implica la combinación de un viaje de negocios con unas auténticas vacaciones, de numerosos días. Se trata de una práctica extendida, especialmente cuando se viaja a lugares remotos (p. ej. al otro lado del mundo), a los que resulta improbable que regresemos en otro momento del año o de nuestra vida.

Beneficios del “bleisure” para el empleado y para la empresa

Animar a los empleados a añadir unos días de relax al comienzo o al final del viaje de negocios no solo tendrá efectos positivos para el trabajador, sino también para la empresa. Hemos identificado 6 ventajas, que exponemos a continuación.

1. El viaje resultará más productivo

Un viaje de trabajo requiere mucha energía y puede resultar agotador, especialmente para los viajeros frecuentes y para aquellos que afrontan viajes largos, que además deberán superar el desfase horario. So ofrecemos a los viajeros la oportunidad de combinar trabajo y relax, tendrán más tiempo para descansar y podrán dedicarse plenamente a su trabajo, en cuanto regresen a la oficina. El ocio en viajes de negocios mejora así la calidad del trabajo, haciéndolo más productivo y optimizando beneficios.

2. Mejora la relación con los clientes

Por regla general, los viajes de negocios se organizan con el objetivo de reunirse a clientes tanto actuales como potenciales, con sede social en el extranjero. Animar al viajero a pasar más tiempo en el destino significa darle la oportunidad de conocer y estudiar los hábitos, la cultura y las tradiciones locales, y tal vez incluso el idioma. Esto resulta extraordinariamente positivo, ya que crea un entorno favorable para mejorar y consolidar la relación con los clientes.

3. Esta opción atrae a profesionales con talento

Mediante la formalización de políticas de empresa relacionadas con el ocio en viajes de negocios, la empresa resultará más interesante y "atractiva" para los profesionales, lo que se traducirá en un aumento de las posibilidades de captar al mejor talento para que se una al equipo.

4. Menos fluctuación de personal

Autorizar e invitar al colaborador a añadir unos días al viaje de negocios para disfrutar en privado, le hará sentirse apreciado, escuchado y motivado, lo que potenciará su lealtad hacia la compañía y su implicación emocional y moral, evitando y previniendo renuncias inesperadas.

5. Se reducen los días “fuera de la oficina”

Puede resultar extraño, pero ofrecer a los empleados la posibilidad de aprovechar su viaje para disfrutar de unos días de descanso reducirá el tiempo que pasan fuera de la oficina durante el resto del año. De hecho parece que los empleados, en lugar de ausentarse durante una semana o dos como suele ser habitual, tienden a acortar sus vacaciones y reservarse esos días para hacerlos coincidir con alguno de sus viajes de negocios.

6. Optimización de los gastos de viaje

La empresa también puede beneficiarse económicamente de la ampliación de la duración del viaje por parte del empleado. De hecho, si los días de llegada y salida no coinciden con los de mayor tráfico de pasajeros, puede ahorrarse unos gastos considerables.

Antes de implementar un programa de bleisure, asegúrese de contar con una política de empresa clara. El empleado debe estar familiarizado con los términos y condiciones en caso de que decida, p. ej., reunirse con la familia o alargar la duración del viaje. Tener a mano unas pautas correctamente estructuradas permitirá al empleado aprovechar esta posibilidad al máximo y, a la compañía, optimizar los gastos de viaje y retener a más empleados.

La importancia de las políticas de viajes

Las empresas más tradicionales pueden tener dificultades para aceptar el concepto de "bleisure", considerándolo una pérdida de tiempo, ya que el empleado podría y debería dedicar esos días a trabajar.

En la actualidad, sin embargo, y como cada vez más emprendedores otorgan mayor valor a la productividad y a los resultados frente a las horas realmente trabajadas, la primera preocupación de las empresas debe ser asegurarse de haber establecido políticas corporativas y de que los viajeros las han asimilado correctamente. Tales políticas deben aclarar cualquier duda con respecto a responsabilidades, derechos y obligaciones tanto de la empresa como del trabajador, con el fin de evitar problemas y circunstancias imprevistas. Imaginemos que el empleado ha sufrido un accidente durante los "días adicionales". Esto podría suponer un problema para el empresario o la empresa, ya que el motivo principal del viaje está vinculado al negocio. La única forma de evitar estos incidentes desagradables, por impredecibles e improbables que sean, es reflejar todo por escrito. Tanto directores como empleados deben conocer sus responsabilidades y derechos, para protegerse a sí mismos y a sus compañeros de trabajo.

Éstas son algunas sugerencias en relación con las cuestiones a tener en cuenta a la hora de suscribir una política de viajes en el ámbito del ocio en viajes de negocios:

¿Debe limitarse el número máximo de días que puede alargarse el viaje de negocios para minimizar los riesgos?

  • ¿Se distingue entre gastos de viaje y gastos personales en los viajes de negocios?
  • Si la familia se reúne con el empleado, ¿será la empresa quien asuma el coste adicional del hotel?
  • ¿Quién asumirá el coste de una posible atención sanitaria?
  • ¿Deben formalizarse políticas adicionales para destinos de alto riesgo?
  • Si, al alargar el viaje, el precio del vuelo se incrementa, ¿deberá el empleado asumir el coste adicional?

 

Por último, es conveniente que las políticas de empresa incluyan también las normas relativas al reembolso de gastos, además de cualquier acuerdo o preferencia a la hora de elegir los hoteles o las herramientas digitales que se utilizarán para efectuar reservas y pagos.

Es evidente que el "bleisure" no es una alternativa apta para todo tipo de empresas. Si la empresa no suele organizar viajes al extranjero, o si tales viajes implican una estancia de varios días, la evaluación de posibles políticas de “bleisure” resultaría más costoso que útil. Las empresas en las que los viajes de negocios son muy frecuentes y complejos, en cambio, podrían beneficiarse realmente de un planteamiento como éste por todas las razones que hemos expuesto en este artículo.

Convendría recordar asimismo, que las aerolíneas también ofrecen los viajeros frecuentes una serie de ventajas que vale la pena considerar: dándose de alta en programas gratuitos de incentivo como PartnerPlusBenefit, la propia empresa tendrá la posibilidad de acumular puntos por cada viaje, y canjearlos por premios, upgrades, acceso a las lounges de aeropuerto y mucho más.

Publicado: