Menu Button

Todos los consejos para su bienestar en viajes de negocios

Día tras día, millones de personas de todo el mundo viajan por trabajo. Y aunque los viajes de negocios son, sin duda, una experiencia entretenida y estimulante para el crecimiento tanto personal como profesional, también puede resultar bastante agotadora, ya que implica continuos viajes, citas y reuniones de trabajo. Además de las largas horas de vuelo, quienes viajan a lugares remotos se ven obligados a afrontar también el jet lag una vez en destino.

Es perfectamente normal, por tanto, sentir cierta somnolencia y cansancio durante los primeros días. Veamos qué recomiendan los viajeros frecuentes para reponer todas las fuerzas necesarias a la hora de afrontar el viaje de la mejor manera posible.

Cómo disfrutar de su viaje de negocios combinando trabajo y relax

Aunque las nuevas tecnologías pueden sustituir a menudo las reuniones cara a cara, los viajes de negocios necesarios en ocasiones para reunirse con un cliente en persona en el otro lado del mundo o participar en congresos importantes, ferias comerciales y conferencias en el extranjero. Entonces, ¿qué puede hacerse para evitar o al menos limitar el cansancio en viajes?

A continuación ofrecemos algunas sugerencias para disfrutar de un viaje de negocios con total serenidad, aprovechando algunos momentos de relax, con vistas a desempeñar una labor rentable para su empresa.

  1. Asegúrese de disponer de las herramientas adecuadas

Si tiene previsto en su agenda presentar un proyecto a un cliente, le recomendamos que se asegure de tener a mano las herramientas necesarias para evitar cualquier problema y garantizar que todo funcione perfectamente. Siempre conviene asegurarse también de que el gestor o la agencia de viajes hayan comprobado, en el momento de organizar el viaje, que el hotel disponga de WiFi gratuita que le permita revisar sus e-mails, terminar un trabajo, preparar una presentación o realizar cualquier otra tarea. Algunos hoteles disponen incluso de un área o centro dedicado a los viajeros de negocios, equipado con impresoras y ordenadores de sobremesa y en el que pueden trabajar sin ser molestados. En el aeropuerto, en cambio, las lounges son el lugar ideal para descansar o trabajar. Consulte información adicional en la guía gratuita.

  1. Reserve los traslados por anticipado

Tanto en el viaje de ida como en el de vuelta, debe tener previsto cómo llegar al aeropuerto. Para el viaje de ida, recomendamos reservar un taxi o chófer la noche anterior. Asegúrese por tanto de que esté delante de su casa a la hora indicada. Así evitará tener que alquilar un vehículo justo antes de la salida, arriesgándose a no encontrarlo y tener que viajar en un autobús lleno de gente, con un alto grado de probabilidad de llegar tarde. En el viaje de vuelta, en cambio, puede preguntar al hotel si dispone de un servicio de traslado al aeropuerto y, en caso negativo, solicitar que le reserven un taxi.

  1. Duerma un mínimo de 7 horas cada noche

Cuando viaja, su cuerpo necesita acostumbrarse a diversos cambios: una nueva ubicación, un clima diferente y distintas zonas horarias. Conviene, por tanto, que lleve a cabo los preparativos oportunos que le permitan dormir bien, incluso lejos de casa.

Pequeños detalles que pueden resultar muy útiles en determinadas situaciones:

  • lleve tapones para los oídos si desea aislarse de molestos ruidos.
  • mantenga la temperatura dentro de la habitación entre 19 y 21 grados centígrados
  • apague todas las luces y baje todos los toldos y persianas
  • utilice melatonina, camomila, melisa u otros relajantes naturales si los cambios de hora le producen trastornos

La falta de sueño puede provocar que le resulte difícil concentrarse, repercutir negativamente en su rendimiento en el trabajo e impedirle disfrutar de su viaje, incluso en su tiempo libre.

  1. Dedíquese tiempo a sí mismo

Ningún viaje de negocios debe provocarle fatiga a ningún empleado, por lo que resulta esencial proporcionar espacio en la agenda para visitar un lugar nuevo o un museo, practicar deporte o, simplemente, para relajarse. Incluir algunos ratos para uno mismo repercutirá de forma positiva en el bienestar, por lo que también influirá en el rendimiento; también contribuirá a que la experiencia resulte positiva e inolvidable. Los viajes de negocios son una oportunidad única para ampliar los horizontes culturales y vivir nuevas experiencias: combinar los viajes de negocios con momentos de placer y relax, lo que se conoce con el nombre de “bleisure”, puede ser una solución muy válida.

  1. Aproveche las ventajas de las que dispone

Por regla general, la empresa ofrece al viajero ventajas en todos sus viajes. En los casos en los que tales ventajas no se notifican, conviene solicitar información al gestor de viajes o a la persona encargada de organizar el viaje. A menudo es posible, p. ej., acceder a las lounges del aeropuerto para disfrutar de una espera relajada, solicitar un upgrade a una clase de servicio superior, acceder al embarque preferente o usar la WiFi a bordo. Se trata de pequeños detalles, pero pueden marcar la diferencia.

Hablando de ventajas: muchos pasajeros frecuentes se dan de alta en programas de incentivo que les ofrecen numerosas ventajas a cambio de sus millas. ¿Sabía que las empresas pueden inscribirse de forma gratuita en PartnerPlusBenefit?

Publicado: