Menu Button

Tres consejos útiles a la hora de preparar un viaje

Un idioma distinto, tradiciones distintas, una forma distinta de convivir: viajar a un destino con una cultura muy diferente de la europea es un desafío para cualquier viajero. Esto puede aplicarse a turistas y, de una forma muy particular, a viajeros de negocios. Al fin y al cabo, nadie desea ofrecer una impresión equivocada a través de su comportamiento, y correr el riesgo de ofender a su interlocutor.

Particularmente en viajes de negocios a países como China, Japón, Corea o Tailandia, el riesgo de equivocarse es extraordinariamente alto. En Asia, de hecho, la cultura y los hábitos son radicalmente distintos a los de Occidente. Acciones o comentarios que para nosotros son normales, pueden resultar extraños e incluso ofensivos.

China es uno de los países en los que se prevé un considerable aumento de los viajes de negocios, especialmente en el marco de los nuevos proyectos de la Ruta de la Seda. Unos sencillos preparativos pueden ayudarnos a afrontar el viaje con tranquilidad. Éstos son tres consejos realmente útiles.

 

1. Aprenda unas cuantas palabras en el idioma local

No parta de la idea de que los socios comerciales a los que va a conocer en su viaje hablan o entienden inglés. Puede resultar muy útil, por tanto, aprender algunos términos básicos en la lengua local para mostrar respeto a su anfitrión. Hasta saber saludar y dar las gracias puede marcar la diferencia.

Algunas apps, como p. ej. juegos o traductores que pueden usarse en destino en caso de emergencia, pueden ayudarle a aprender algunos vocablos en lenguas extranjeras y a familiarizarse un poco con un nuevo idioma. No necesita aprender el idioma a la perfección, ni dominarlo por completo. Lo importante es el gesto. Sus interlocutores y compañeros extranjeros agradecerán su esfuerzo por aprender unas cuantas frases. Y una buena primera impresión siempre es algo positivo.

 

2. Aproveche el viaje para conocer una nueva cultura

Es más que probable que note ciertas diferencias entre su país de origen y el país al que viaja. Lo que no conviene, es quejarse constantemente de las nuevas circunstancias. No solo resulta descortés, sino que también puede provocar reacciones negativas por parte de sus compañeros extranjeros.

Es preferible aprovechar el viaje de negocios para conocer una nueva cultura, interesarse por hábitos inusuales y regresar a casa más sensibilizados y enriquecidos.

Éste es precisamente el sentido de los viajes: descubrir lo desconocido. Viajar constituye, por tanto, una inmejorable oportunidad a título personal, además de las oportunidades de negocio que ofrece.

Una forma eficaz de descubrir las costumbres y tradiciones locales es permanecer lo más cerca posible de los lugareños. Los eventos y conferencias son una oportunidad que no puede dejarse escapar, y que incluso pueden ayudar a establecer relaciones con profesionales de distintos sectores. Los viajeros de negocios se hospedan a menudo en un hotel después de sus reuniones. Esto no es productivo. Salga y dedique su tiempo libre a dar un paseo, visitar un parque, explorar la ciudad o conocer gente nueva.

 

3. Descubra las costumbres y tradiciones típicas de su destino

Lo que para nosotros es normal, puede resultar incluso ofensivo en el extranjero. ¿Sonarse en público? ¿Coger la tarjeta de visita de su interlocutor con una sola mano? En China, estos comportamientos se consideran una falta de cortesía. Y en los países árabes se considera ofensivo aceptar un vaso con la mano izquierda. Evitar este tipo de tropiezos no resulta tan difícil. ¿Por qué no pregunta a otros compañeros que ya han estado o que trabajan allí, sobre los comportamientos que deben evitarse? ¿Quién conoce las costumbres, los hábitos y las conductas inadecuadas? Quizá algunos compañeros tengan contacto con especialistas que saben cómo hay que comportarse correctamente en su destino. Consúlteles. Especialmente en viajes de negocios, es importante saber cómo comportarse en situaciones de protocolo para dar una buena impresión.

 

En cualquier caso, debería disponer siempre de cierta información básico sobre la cultura de su país de destino. Se trata también de una cuestión de respeto. Y, gracias a Internet, tenemos la posibilidad de informarnos al detalle. No obstante, los compañeros de trabajo con experiencia en viajes también son buenos referentes a la hora de obtener información. Los viajes de negocios brindan la oportunidad única de cultivar relaciones comerciales, reunirse con potenciales clientes y aumentar la actividad empresarial. Y con estos sencillos consejos estará bien preparado para evitar posibles tropiezos en viajes de negocios.

Publicado: